Guía para principiantes de instalación de un acuario marino FO (fish only)

Etiquetas: .


La puesta en marcha y la preparación de un acuario de agua salada difiere mucho de si se trata de un acuario para sólo peces o de un acuario de arrecife. Debéis elegir bien qué tipo de acuario queréis montar ya que si os decantáis por un acuario de sólo peces (FO -only fish) no podréis mantener corales y a la inversa.

FO: un acuario FO representa un acuario de agua salada con solamente peces, sin corales duros. Los peces y los corales son a menudo incompatibles ya que las calidades fisicoquímicas del agua serán muy diferentes. La ventaja del FO es que nos va a permitir la elección de gran variedad de peces.

Arrecife: el acuario de arrecife se basa en el mantenimiento de colonias coralinas, del hecho de la calidad del agua exigida para su desarrollo, los peces serán secundarios, en un número limitado y también de diversidad reducida, pero no se excluye sistemáticamente todos los peces. El acuario de arrecife necesita que tengamos unos buenos conocimientos.

Elección del acuario y del material

Para la elección de vuestro primer acuario lo mejor es adquirir uno totalmente equipado como por ejemplo el mini-reef de RedSea, ya que incluye todo el material necesario (bomba, calefacción, skimmer, etc…).

Contrariamente a lo que ocurre para agua dulce si comprais un acuario estándar deberéis prever alguna compra más.

acuario marino fo Guía para principiantes de instalación de un acuario marino FO (fish only)

El primer paso si no vais a optar por un acuario totalmente equipado es la elección del tanque. Existe toda una gama de materiales y formas diferentes (cristal pegado, moldeado, clásico, cilíndrico, madera, resina de poliéster, etc…). El vidrio pegado es el más frecuente y el más recomendado para agua de mar, los acuarios con marco de acero o de aluminio se deben evitar ya que van a sufrir de la corrosión causada por el agua salada. Podemos pensar que para los principiantes será mejor un acuario de escaso volumen pero esto es totalmente falso. Cuanto más pequeño sea un acuario más difícil será el mantener estables los valores y propiedades del agua. El tamaño mínimo recomendado es de 200 litros, pero 250 à 300 litros es ideal para principiar.

Para el sistema de calefacción se ha de contar con un watio por litro de agua, así para un acuario de 200 l necesitaremos una potencia total de 200 W para el sistema de calefacción. En cuanto a la iluminación esta dependerá del tamaño del acuario y sobre todo de su altura. Para un fish-only se puede emplear tubos fluorescentes T8 o T5, los T5 son relativamente potentes lo cual es una ventaja ya que es lo que se necesita en un acuario marino. Para tener una ligera idea de la cantidad de vatios de iluminación que se necesita podemos establecer un mínimo de 1 W por cada 3 l (hasta un máximo de 1 W por litro), por debajo de esta iluminación la coralina (alga calcárea rosa) tendrá problemas para desarrollarse sobre las rocas vivas.

La duración de la iluminación será de 10 a 12 horas por día. También se pueden emplear lámparas HQI aunque no es necesario.

También es necesario la adquisición de un skimmer para eliminar del agua los compuestos orgánicos antes que se descompongan ya que en el agua del mar el amoníaco y demás derivados del nitrógeno son mucho más peligrosos que en el agua dulce. Así pues el espumador o skimmer elimina del agua las proteínas y las rocas vivas actúan como desnitratadoras. Las rocas vivas albergan un gran número de bacterias anaerobias (bacterias que viven sin oxígeno, el que necesitan lo extraen de los nitratos que descomponen liberándose nitrógeno gaseoso y completando así el ciclo del nitrógeno).

Contrariamente a lo que ocurre en un acuario de arrecife la filtración mecánica puede ser útil en acuarios FO en los que puede que no sea suficiente el método Berlín si se dispone de un gran número de peces. Se deberá elegir un filtro relativamente grande, los filtros vendidos con los acuarios para agua dulce son generalmente demasiado pequeños. Deberemos entonces añadir un segundo filtro como por ejemplo un sistema de decantación interna. Sin embargo si vuestro acuario FO va a estar poco poblado no será necesario la instalación de dicho filtro.

Ubicación

Se deberá tener en cuenta el emplazamiento del acuario en primer lugar, ya que una vez llenado de agua es casi imposible de mover y además no recomendable. Para un buen emplazamiento vuestro acuario deberá encontrarse en un lugar calmo (evitar los pasillos y las entradas de las habitaciones, para no estresar a los peces con movimientos que ellos van a percibir como sombras), y sobre todo, no lo situéis en un lugar soleado pues la luz del sol sobre los cristales del tanque hará proliferar las algas que serán muy difíciles de erradicar. Aseguraos también de tener una toma de corriente (conectada a tierra) cerca, pero cuidado con la caída de agua salada cerca del mismo. Elegir un lugar bien visible para que el acuario se realce. En el caso de acuarios muy grandes deberéis aseguraros que el suelo lo pueda soportar pues un acuario pesa de media de 1,5 a dos veces su volumen (un acuario de por ejemplo 300 l puede llegar a pesar de 450 a 500 kg, dependiendo de la densidad de las rocas vivas que se vayan a instalar).

El soporte

Muchos acuarios se venden con sus propios muebles o soporte pero puede que ya tengáis un acuario y que no dispongais de un mueble para instalarlo. La superficie del mueble debe ser igual o mayor que la superficie del acuario y ninguna parte debe quedar fuera del mueble. Aseguraos de que el mueble pueda soportar todo el peso del mismo. En la medida de lo posible evitad los pies de sección pequeña. Una vez la ubicación y el soporte estén listos aseguraos que la superficie de apoyo esté perfectamente a nivel, luego situad entre el soporte y el acuario una placa de poliestireno de dos o 3 cm o varias placas de cartón para absorber las pequeñas irregularidades, pues un grano de arena entre los dos puede llegar a la ruptura.

Limpieza del tanque

El acuario se debe limpiar antes de llenarse, usad para ello una esponja nueva y agua templada sin detergentes. Limpiar bien cada parte del tanque, podéis aprovechar este momento para acceder a al cristal trasero y colocar un papel decorativo (imagen de un fondo marino plastificado a la venta en tiendas de acuariofilia). Se recomienda sobre todo para acuarios de construcción casera el verificar su estanqueidad llenándolo de agua una primera vez durante 24 horas y una vez se haya comprobado que no hay fugas se vaciará para proceder con su instalación definitiva.

Instalación del material

Antes de comenzar con el llenado debemos instalar todo el equipamiento. Si se dispone de un tanque de decantación instalar dentro el espumador o skimmer y el calentador del lado de la llegada del agua y si no fijar el calentador con la ayuda de las ventosas contra la cara posterior si es posible en la dirección de la corriente que efectuarán las bombas de agua (el cristal del calentador no debe estar en contacto ni con el suelo ni con el cristal).

El movimiento/mezclado del agua en fish-only debe ser como mínimo de 15 veces el volumen del tanque por hora. Si vuestro acuario es un acuario estándar preequipado, deberéis seguramente añadir bombas para el movimiento del agua (no confundir una bomba para el movimiento del agua con una bomba de recirculación, las bombas para el movimiento del agua sirven únicamente para dicho fin y el rotor de aspas se reemplaza por una hélice y de esta forma se consigue un flujo de gran cantidad de agua pero con poca velocidad).

En los filtros hará falta añadir esponjas para una filtración mecánica, perlón, material cerámico para una filtración biológica e incluso carbón activo si se necesita una filtración química. El orden de las masas de filtración es el siguiente las más finas serán las últimas en ser recorridas por el agua a filtrar y en cambio el material cerámico será el primero. Procurar no apretar el perlón ya que se apelmaza muy rápidamente, deberéis lavarlo cada semana y si es necesario cambiarlo. También existe a la venta arena bioquímica de filtración que tiene como utilidad el mantener el pH a un nivel elevado.

Llenado

Para llenar el acuario existen dos métodos, el primero es más simple pero más agresivo para vuestro material, el segundo es más largo pero preferible. En los dos casos, para el agua de mar, utilizaremos únicamente agua directamente obtenida de un proceso de ósmosis a la que luego añadiremos las sales. Está sales deberán ser específicas para acuariofilia.

El primer método: llenar el acuario con agua de ósmosis hasta el nivel deseado. Después conectar todos los aparatos (bombas de movimiento, calefacción, espumador…) y esperad a que el agua esté a buena temperatura, es decir entre 25 y 26 °C, tener cuidado con los sistemas de calefacción nuevos, vigilar que se detengan en la temperatura deseada, tener en cuenta que la temperatura fijada en el calentador no siempre se corresponde con la real, puede existir un desfase de hasta 2º. Una vez que el tanque tenga su temperatura correcta (puede tardar incluso 24 horas dependiendo del volumen de agua su temperatura inicial y los watios de los calefactores) calcular la sal a añadir (33 g por litro, tiramos un poco por lo bajo porque es más fácil aumentar la densidad que disminuirla), luego vaciar la sal lentamente en el acuario, esta sal va a crear una capa en el fondo del mismo, debemos entonces esperar que se disuelva en el agua (puede tardar varias horas). Una vez que toda la sal se haya disuelto controlaremos la densidad que deberá estar entre 1023 y 1024, la ajustaremos lentamente ya sea añadiendo sal si la densidad es demasiado baja o reemplazando una parte del agua del acuario por agua de ósmosis no salada si la densidad es demasiado alta.

Durante el tiempo en el que se mezcla la sal con el agua habrá que controlar que todas las bombas funcionen pues con este método se crean precipitaciones de sal y a veces llegan a bloquear los rotores de las bombas, incluso se pueden formar placas de sal calcificada en los calentadores. Deberemos limpiar también estos calentadores ya que la capa de sal dificulta la disipación de calor en el agua.

Segundo método: este método se reserva quizás para los acuarios más pequeños (hasta 200 l), su ventaja es que no crea precipitaciones de sal en las bombas y en el sistema de calefacción. El llenado se realiza en varias etapas llenando un caldero con agua de ósmosis y 33 g de sal por litro de agua, para ello deberemos conocer exactamente qué cantidad de agua ponemos en el caldero. Removeremos bien el agua hasta que la sal se disuelva totalmente, luego lo vaciamos en el acuario. Repetiremos esta operación hasta que el tanque se haya llenado. Una vez finalizado conectaremos todos los aparatos (bombas de movimiento, calentadores, skimmer…) y esperaremos a que el agua alcance su temperatura ideal, es decir entre 25 y 26 °C. Una vez el agua esté a esta temperatura la densidad del agua debe estar entre 1023 y 1024 g/l, si no es así ajustarla como se indica en el primer método.

Instalación de la decoración

La decoración va a estar constituida principalmente por rocas vivas, está rocas tienen muchas ventajas y juegan un rol importante en el ecosistema. Albergan bacterias aeróbicas en su superficie y bacterias anaeróbicas más en su interior, capaces de transformar los nitratos en nitrógeno gaseoso. También son excelentes soportes para fijar los corales y se cubrirán de coralina (algas calcáreas rosas), lo que ayuda a mantener un tanque limpio. Si vais a apilar rocas aseguraos de que estas reposen de manera estable para evitar posibles golpes y roturas del cristal del fondo. La cantidad de rocas vivas debe estar entre uno y 1,5 kg por cada 10 l de agua en el caso de un acuario fish-only.

corales blandos 350x327 Guía para principiantes de instalación de un acuario marino FO (fish only)

Vista de corales blandos y de coralina

Un apilamiento de rocas vivientes hasta el nivel superior del agua crea un efecto muy bonito. Estas piedras vivientes son relativamente caras, hay que contar entre 10 y 15 euros por kilo. Es necesario esperar dos o tres días después de haber llenado el acuario con agua antes de introducir estas piedras, además cuando se introduzcan han de ser todas las que va a llevar el acuario ya que una vez el tanque sea equilibrado y el ciclo del nitrógeno haya comenzado, se desaconseja introducir nuevas rocas para no correr el riesgo de una subida de amoníaco (NH3), seguida de nitritos (NO2). El nombre de rocas vivas viene del hecho de que van a ser colonizadas por todo tipo de micro platon, de bacterias, de esponjas… lo que las dota de un poder depurativo único, es muy importante no someterlas a un choque térmico y ósmosis es decir a no introducirlas en un tanque con agua con una densidad inadecuada o que no esté a la temperatura correcta. Hay que procurar que una vez se hayan comprado no se sequen ni queden fuera del agua demasiado tiempo. Para ello se deben cubrir con un paño humedecido. Si no procedemos de esta forma la rocas perderán su colonización y el tanque tendrá muchos problemas para equilibrarse. La vida del acuario dependerá del estado en el que se encuentren las rocas vivas.

El suelo

Existen dos métodos para esta operación, el primero, más rápido pero menos eficaz para el equilibrio del ecosistema es de hacerlo justo después de haber agregado las rocas vivas, y el segundo que es lo aconsejable aunque más largo, consiste en añadir la arena dos o tres meses después de la puesta en marcha del acuario. La razón de esta espera es muy simple, las rocas vivas recientemente incorporadas van a crear muchos sedimentos que caerán al fondo del acuario y que entonces podremos aspirar fácilmente cosa que no es posible si hemos añadido ya la arena. Esta sedimentación masiva dura entre 2 y 6 meses por lo general, una vez que las rocas vivas se equilibran y se estabilizan producirán muchos menos sedimentos. Para el acuario marino la elección del suelo es más simple pues existe la arena de coral, muy estética, ayuda a mantener el pH, ligera y poco compacta. Instalar una capa de arena de una altura de dos a 3 cm como máximo. Antes de introducir la arena de coral debemos lavarla. Para ello con la ayuda de un caldero llenamos un tercio del volumen de éste con la arena y debajo del grifo lo vamos removiendo con el agua permitiendo que ésta desborde y hasta que salga el agua transparente. Puede llevar algo de tiempo pero es importante que la arena esté muy limpia y sin impurezas. En todo caso la arena será añadida solamente después de la introducción de las rocas vivas pues es importante que la rocas reposen directamente sobre el cristal del fondo o mismo un soporte específico, pero en ningún caso colocadas encima de una capa de arena. La razón es simple, existen muchos invertebrados que cavan en la capa de arena y si llegan a cavar debajo de una roca ésta acabaría estrellandose contra el cristal, rompiéndolo.

Las algas

Un acuario marino pasará obligatoriamente por una fase de algas inferiores y primitivas una vez se haya puesto marcha, pasando de algas marrones cubriendo la rocas vivas y el suelo con algas verdes, incrustaciones en los cristales pasando por algas filamentosas. Esta fase a veces desagradable no debe desesperarnos, es una fase provisional, útil e indicadora de la correcta instalación del ecosistema, estas algas aparecerán unos días después del llenado, se desarrollarán muy rápido y cubrirán prácticamente todo lo que se encuentra en el acuario. Una vez hayan transcurrido 2, 3 o cuatro semanas comenzarán a desaparecer casi tan rápido como han aparecido por lo que no es necesario alarmarse ni intentar a toda costa eliminarlas.

Período en el que se efectúa el ciclo vital

Una vez el tanque lleno, tendremos que esperar a que se establezca el ciclo del nitrógeno. Pasado unos días comenzarán a subir los niveles de amoníaco y de nitritos para luego paulatinamente ir descendiendo hasta alcanzar valores muy pequeños cercanos a cero. Existen a la venta tests colorimétricos para comprobar fácilmente estos niveles, para ello cogeremos del acuario una muestra del agua al que le añadiremos las gotas necesarias del producto de test, agitaremos y esperaremos el tiempo indicado en el prospecto del test. En función del color obtenido por comparación con una escala suministrada sabremos el valor de dicho compuesto. 10 días después de la puesta en marcha del acuario realizaremos una medición. El test que es más importante es el de nitritos NO2, al principio dará un valor de 0 mg/l, pero después de 10 días, a medida que comience a ponerse en marcha el ciclo del nitrógeno, el amoníaco del agua comenzará a convertirse en nitritos y luego en nitratos. Realizaremos entonces mediciones cada dos días observando cómo evoluciona la concentración de nitritos en el agua. Llegará un momento en el que la concentración de nitritos no suba más y comience a descender, al cabo de unos 30 o 60 días los niveles de nitritos descenderán hasta casi 0. Esto es indicativo de que se ha completado el establecimiento del ciclo del nitrógeno aunque debemos ser precavidos ya que este equilibrio es aún muy frágil. Además del test de nitritos (NO2) que deberá estar siempre a 0, necesitaremos un test de pH que debe ser mantenido en torno a los 8,3 y también un test de nitratos que deberá ser mantenido lo más bajo posible, un test de KH, de calcio (Ca) a mantener entre 400 y 450 mg/l y un test de magnesio (Mg) a mantener entre 1250 y 1350 mg/l. Si disponemos además de un test de fosfatos (PO4) y de amoníaco (NH3) todavía mejor. Si no llegásemos a observar mediante los test la subida y posterior bajada de los nitritos no sabremos si se ha establecido el ciclo del nitrógeno muy rápidamente o si todavía no se ha iniciado, esto dependerá del estado de colonización de las piedras vivientes y en todo caso será mejor esperar tres meses antes de la introducción de los peces para evitar problemas.

La introducción de los primeros habitantes

Una vez se haya puesto en marcha el ciclo biológico del nitrógeno y la concentración de nitritos sea de 0 mg/l se podrá comprar los primeros habitantes (nunca antes de dos meses, o tres meses si no habéis constatado la subida de nitritos), no comprar demasiados ya que el acuario mantiene un equilibrio débil, comprar preferentemente los detritívoros, gambas, cangrejos hermitaños, erizos, caracoles…

Hay que contar con cinco caracoles, tres cangrejos hermitaños, y dos gambas por cada 100 l de agua (cuidado ya que algunos peces podrán comerse los hermitaños y las gambas). Los detritívoros se comprarán en función de los futuros peces que contendrá el acuario. Para la compra de los peces es recomendable esperar dos o tres semanas más ya que el cambio biológico del ecosistema debe realizarse suavemente y debemos dar tiempo a que aparezcan más cantidad de bacterias para que puedan hacer frente a más cantidad de desechos nitrogenados. Para la compra de los peces adquirir primero los menos territoriales y los más frágiles ya que si se procede al revés cuando lleguen los nuevos peces, los más territoriales ya se habrán apoderado del acuario y no aceptarán fácilmente a los intrusos. Los peces de la misma especie deberán introducirse juntos de una vez.

pez payaso 350x203 Guía para principiantes de instalación de un acuario marino FO (fish only)

Pez payaso o Amphiprion ocellaris

Antes de introducir los peces en el acuario debemos proceder con su aclimatación ya que son muy sensibles a los choques térmicos y también a los osmóticos (por diferencia en la salinidad). Para ello dejaremos sumergida la bolsa de transporte en el agua del acuario sin abrir durante 10 minutos. De esta manera se igualarán ambas temperaturas. Después tomaremos un vaso de agua del acuario y lo vaciaremos dentro de la bolsa de transporte, 10 minutos más tarde haremos lo mismo con otro vaso y para terminar otros 10 minutos más tarde repetiremos esta operación. Después de otros 10 minutos de espera la temperatura y las características del agua de la bolsa serán muy similares a la del acuario, ya podemos introducir los peces y con la ayuda de una red los iremos cogiendo de la bolsa de transporte y soltándolos en el tanque. Nunca vacieis el agua de la bolsa de transporte en el acuario ya que podría contener bacterias, virus o enfermedades no deseadas. No intentéis coger los peces con la mano pues le quitaréis parte de la capa de mucosa que los protege y ademas existen invertebrados que si se les toca producen urticaria.

La alimentación

Dar de comer cada noche introduciendo en el agua muy poca cantidad, esperando que toda sea ingerida antes de echar más. Es importante evitar que la comida caiga al fondo. Si tenéis peces de fondo existe comida específica para ellos. Hacer ayunar a vuestros peces un día a la semana es muy importante para ellos y para el equilibrio del acuario. Los peces marinos a menudo comen mejor alimento viv. Después de su aclimatación no son muy amigos de las escamas. Se deberá entonces disponer de comida congelada (aunque esto depende mucho de la especie y de su aclimatación a la vida en cautividad antes de vuestra compra). Los detrívoros encontrarán su alimento por ellos mismos, no los sobrealimentéis.

Los suplementos

Cada semana si es necesario añadir estroncio, yodo, elementos traza… cada 15 días añadir un suplemento de bacterias en los filtros (si disponeis de ellos). En un acuario sin corales, los elementos como el calcio, el magnesio o el KH no deberían bajar demasiado, deberíais mantener sus valores de manera óptima sin demasiada dificultad añadiendo aditivos concentrados únicamente si fuese necesario. El calcio y el magnesio serán añadidos según los resultados obtenidos en los test para mantener un valor comprendido entre 390 y 420 mg por litro para el calcio, el KH debe estar entre 7 y 9 y el magnesio debe estar alrededor de 1300 ppm. Estos tres elementos son muy importantes para el desarrollo del coral (pero sobre todo el magnesio y el KH).

El skimmer y la iluminación

El espumador o skimmer necesita un período de rodaje, no funcionará correctamente al principio, es algo normal. El primer día puede que salga mucha espuma y húmeda en el recipiente colector y que el color de ésta sea claro. Con el paso de los días se formará una pátina que ayudará al agua a resbalar y el espumador funcionará mucho mejo. Su período de rodaje puede durar de una a tres semanas dependiendo del tipo de acuario, del tipo de espumador y de lo que halla en el acuario.

La iluminación del tanque nuevo debe hacerse progresivamente una vez que hayais introducido la roca viva. Comenzar con una iluminación de seis horas por día, luego añadir una media hora de iluminación a mayores cada dos días hasta llegar a 12 horas de iluminación diaria. Es importante iluminar el acuario 12 horas de una sola vez sin interrupciones.

Algunos valores útiles a conocer para vuestro acuario marino

-Temperatura : 26°C (25°C a 28°C)

-PH : 8,1 (7,9 a 8,3)

-Densidad : 1023 (1022 a 1024)

-Calcio – Ca : 420 mg/l (390 mg/l a 450 mg/l)

-Magnesio- Mg : 1270 (1070 mg/l a 1370 mg/l)

-Estroncio – Sr : 12 mg/l (6 mg/l a 18 mg/l) (una falta es menos peligrosa que un exceso).

-KH : 7 (6 a 9)

-Nitratos -NO3 : < 10 mg/l

-Nitritos – NO2 : < 0,01 mg/l

-Fosfatos – PO4 : < 0,05 mg/l

-Ión amonio/amoníaco – NH4/NH3 : < 0,01 mg/l

-Oxígeno – O2 : > 0,05 mg/l

El mantenimiento

El mantenimiento de un FO debe ser regular, cada semana, cambiar el 10% del agua y limpiar el receptáculo del espumador, cada 15 días limpiar una parte del filtro (si se dispone de uno). La evaporación del agua debe ser completada diariamente (para evitar variaciones de salinidad) con agua de ósmosis. Nunca completes el agua que falta con más agua salada pues aunque el agua se evapora las sales no y de esta manera aumentaría rápidamente la salinidad. Cada día verificar los aparatos eléctricos como el funcionamiento de las bombas de agua, la temperatura, control de la espuma del espumador, limpieza de los fluorescentes, HQI, T5, etc… Es importante retirar los sedimentos regularmente sobre todo al principio. Podéis aprovechar los cambios de agua para ello, usando el sifón.

Comentarios (1)

Trackback URL | Feed RSS comentarios

  1. Óscar dice:

    Me gusto la información soy principiante en esto de los peces se murieron los que tenía ahora voy a iniciar de nuevo me gustaría que sacaran algo de los mejores filtros para agua marina

Dejar un comentario