Comportamiento agresivo y agresiones de los peces de acuario



Principales causas del comportamiento agresivo de los peces de un acuario

Debemos primeramente distinguir entre simples puestas en guardia y diversas demostraciones de fuerza (posturas de ataque, despliegue lo más amplio posible de las aletas natatorias, intensificación de los colores, paradas y movimientos circulares en período de reproducción, etc…) de las agresiones propiamente dichas.

ciclido africano 2 Comportamiento agresivo y agresiones de los peces de acuario

Cíclido africano

Después de todo, las agresiones comportan un cierto número de inconvenientes, mismo para el pez que comete dichas agresiones. En efecto, el que realiza una agresión también corre el riesgo de ser herido y mismo acabar muerto, sin contar con la pérdida de energía y de tiempo que podría ser mejor empleado en busca de alimento o en la localización de conjéneres para reproducirse.

Muchos de nuestros peces (aunque no todos!!) carecen simplemente de un elemento que podría convertirlos en peces verdaderamente peligrosos: los dientes. Algunos de ellos tienen ciertas espinas dorsales pero su rol es más bien defensivo que ofensivo.

Y por ello, en determinadas circunstancias, los daños pueden ser importantes: aletas mordisqueadas o desgarradas, ataques incesantes y feroces sobre un pez que termina tan estresado que desiste alimentarse, o bien, si la víctima es lo suficientemente pequeña, ésta será tragada simplemente.

Si la causa de los ataques reside en la constitución de una jerarquía (grupo jerárquico), los ataques terminarán de manera natural una vez que el pez que la ha establecido haya dominado al resto del grupo. El pez dominante recibirá entonces su gratificación: mejor acceso a la comida, a las hembras, etc… Los peces del acuario más dominados crecerán posiblemente más despacio y tendrán menos oportunidades de reproducirse.

Pero si la causa reside en la apropiación de un territorio (especies territoriales y solitarias) las agresiones nunca cesarán, al menos, mientras el pez agredido se mantenga en el campo de visión del agresor, el cual lo considera un intruso persistente. Este problema se acentúa más en los acuarios más pequeños ya que no existe lugar alguno en el que la víctima se pueda refugiar.

Las causas de las agresiones en nuestros acuarios son múltiples y residen a menudo en un entorno menos adaptado o en la asociación de especies totalmente incompatibles:

  • El acuario es demasiado pequeño y los peces dominantes jerárquicamente ven en la presencia continua de los dominados, a menudo los más pequeños, una provocación (éstos son incapaces de tomar un distancia suficiente).
  • El acuario alberga uno o varios depredadores.
  • Para ciertas especies, la relación machos/hembras es incorrecta: por ejemplo, para el caso de los platy (un pez pacífico) si introducimos en el acuario dos machos para una sola hembra, los ataques incesantes entre ellos están garantizados (la relación adecuada es de 3 hembras por cada macho)
  • Durante y después de la reproducción, ciertos peces se vuelven muy agresivos ya que pueden interpretar que otros peces cerca de ellos representan una amenaza para sus huevos o alevines. Ciertas especies defienden un territorio constantemente, pero otras solamente lo hacen durante un tiempo (el de la reproducción por ejemplo).

 

escalar con alevines Comportamiento agresivo y agresiones de los peces de acuario

Escalar con su prole

  • Otros peces, como los Barbos de Sumatra, tienen una actividad muy alta y no debieran jamás convivir con peces tranquilos, lentos y de largas aletas (las cuales acabarán mordisqueadas y desgaradas).
  • Además de un volumen de acuario correcto, la decoración y su disposición juegan un papel importante donde plantas, rocas y raices de madera pueden establecer ciertas divisiones en el acuario. Los peces dominados tendrán también la posibilidad de quedarse fuera de la vista de sus agresores.
  • Si las diferentes especies de peces ocupan todas ellas el mismo nivel (superficie, plano medio, o fondo), las oportunidades de desarrollarse agresiones va a crecer debido a un aumento en la competencia.
  • En un acuario ya bien establecido, el último pez en llegar es considerado generalmente como un intruso. A veces es necesario planificar la introducción de peces en función de este parámetro. Esto también es aplicable si el pez a introducir estuvo momentáneamente desplazado en otro acuario (para el tratamiento de alguna enfermedad, por ejemplo): puede que haya perdido su sitio en la jerarquía y sea considerado como un intruso por sus antiguos compañeros.

Prevención y soluciones a las agresiones en el acuario

  • Informarse convenientemente con anterioridad a la compra sobre cada especie que queramos introducir en el acuario, prestando atención a las relaciones con las demás especies y entre los miembros de su misma especie.
  • Disponer de un volumen de acuario apto para las diferentes especies de peces: los acuarios pequeños concentran las agresiones. Para peces territoriales, la talla del pez es un buen indicador del tamaño del territorio que exigirá (de manera general, cuanto más grande sea un pez, más grande será su territorio).
  • Ciertas especies de peces no pueden ser mantenidas correctamente más que en acuarios de especie específicos (solos, en pareja o en grupo según el caso)
  • Respetar la relación macho-hembra asegurará que no existan agresiones entre machos que compitan por las hembras.
  • A veces, no mantendremos más que un solo macho de una determinada especie bajo pena de asistir a combates mortales (es el caso del Betta Combatiente)
  • No superpoblar, instalar una buena decoración y un buen plantado siempre ayudan. El desplazamiento de una parte de la decoración puede a veces romper con las agresiones al modificar la geografía del territorio, pero a menudo es una solución por un corto período de tiempo.
  • Asociar especies que ocupen diferentes niveles del acuario tiene un interés estético pero también ayuda a reducir la competencia.

Comentarios (1)

Trackback URL | Feed RSS comentarios

  1. Eva Martínez dice:

    Hola mi pregunta es que tengo un acuario de 100 litros. Tengo unos 15 peces, guppys, monjitas, etc un combatiente del Siam que se porta muy bien con los demás y tres mollys hembras(dos dálmatas y una negra). Estas se han vuelto muy territoriales.Atacan a los guppys más tranquilos. La semana pasada un guppy enfermó y no paraban de atacarle.Los tuvimos que separar.Al final el guppy murió.Tenía entendido que los mollys son peces tranquilos pero en mi caso hasta la más pequeña, una cría, ataca como la que más.Antes no eran así, al llegar al acuario. Qué podemos hacer con éstas hembras molly? Y mi pregunta es también si serían capaces de atacar a mi combatiente del Siam?. Me da miedo de que le puedan hacer algo.
    Gracias. Espero su respuesta.

Dejar un comentario