La bomba de aire y la oxigenación del agua. Cuán eficaz es su uso?



Una práctica corriente consiste en utilizar la bomba de aire o aireador, el cual comprime aire hacia el interior del acuario (en forma de pequeñas burbujas gracias al empleo de un difusor) para oxigenar o airear el agua del tanque.

Cómo funciona el aireador?

Las burbujas de aire inyectadas por la bomba no oxigenan directamente el agua del acuario en su viaje desde el fondo de éste hacia la superficie o al menos no lo hacen en gran media. Es cuando estas burbujas rompen en la superficie del agua cuando el intercambio gaseoso es más eficaz, ya que se crea una corriente y una agitación que aumenta la superficie acuosa en contacto con el aire a la vez que se renueva el agua más oxigenada por otra menos oxigenada del acuario. La cantidad máxima de oxígeno disuelto en el agua va a depender también de la temperatura de ésta. Cuando menor sea la temperatura del agua mayor concentración máxima de oxígeno (con la bajada de la temperatura aumenta la solubilidad del oxígeno en el agua).

Qué ocurre con la oxigenación y concentraciones del oxígeno durante el día y la noche?

Los detractores de este aparato argumentan que un acuario bien plantado genera suficiente oxígeno. Esto ocurre justamente durante el día en el que las plantas producen oxígeno (O2). Por el contrario, durante la noche la planta dejan de realizar la fotosíntesis y comienzan a consumir oxígeno, compitiendo por éste con los peces. De la mima manera, se sabe que la concentración de oxígeno en el agua del acuario, se reduce de manero muy significativa cuando la temperatura de la misma se eleva.

Un movimiento del agua superficial es suficiente.

En el caso de un tanque suficientemente plantado un movimiento moderado de la superficie del agua (causado por la expulsión de agua del filtro o de una bomba de agua de recirculación, por ejemplo), al margen de cualquier fenómeno de calor inhabitual, produce generalmente una oxigenación apropiada incluso de noche sin necesidad de recurrir a un aireador.

Bomba de aire y CO2

La crítica más severa recibida por las bombas de aireación, viene dada porque hacen escapar el precioso dióxido de carbono (CO2) del agua. Este CO2 es muy necesario para el crecimiento de las plantas (por eso algunos acuariófilos lo inyectan para estimular el creciento de éstas). La reducción de la concentración del CO2 es debido a la agitación que causa el continuo burbujeo de aire, debajo del agua y en la superficie.

Consejos generales.

Normalmente, en un acuario correctamente plantado, solamente el ligero movimiento de la superficie del agua debería bastar para oxigenar convenientemente el agua cuando las plantas han dejado de realizar la fotosíntesis (por la noche).

Por otra parte las plantas durante el día producirán mucho más oxígeno del que consumirán de noche. De esta forma existirá siempre una reserva de O2 que podrá ser utilizado por los peces y otros organismos, incluidas algunas bacterias.

En el caso de un acuario con pocas o ningunas plantas naturales y sin agitación del agua de la superficie, el empleo de un aireador será del todo necesario, tanto de día como de noche.

De todas formas, si observais que vuestros peces pasan una cantidad de tiempo anormal en la superfie (allí donde el oxigeno está en concentraciones más elevadas), o que tienden a boquear en la superfice por la mañana temprano, habrá rápidamente que mejorar la oxigenación plantando plantas, instalando una bomba de aire con su difusor, o aún más eficaz; mejorando el movimiento de la superficie del agua con la ayuda de una bomba de agua de recirculación.

Los test para el agua pueden confirmar una concentración de oxígeno demasiado baja, pero debemos añadir que estos síntomas también se presentar en los peces en el caso de altas concentraciones de nitritos, los cuales impiden la absorción del oxígeno disponible por los peces.

Imagen: la bomba de aire es una inversión muy modesta pero que puede salvar la vida de vuestros peces. Enchufarla sistemáticamente en verano en los días de mucho calor. Pueden ser útiles también para alimentar un filtro de emergencia; filtro de emergencia

En caso de problemas, reaccionar con prontitud: haced inmediatamente un cambio de agua parcial (preferiblemente tratada con un acondicionador específico para agua de acuarios, visitad el enlace Cambios parciales del agua del acuario para informaros sobre los peligros de los cambios de agua en la salud de vuestros peces), despues conectad tan pronto como sea posible una bomba de aire. La identificación precisa de las causas del problema os permitirá de tomar buenas medidas a la larga. En caso de temperaturas altas o bochorno, es aconsejable la utilización del aireador tanto de noche como de día y de reducir el período de iluminación (el cual produce calor).

Dejar un comentario