Cómo elegir la ubicación y montaje del acuario

Etiquetas: .


Una vez elegido el acuario, el mueble y la ubicación, ya podemos comenzar con el montaje. Pero antes vamos a tratar unos puntos importantes.

mueble acuario Cómo elegir la ubicación y montaje del acuario

Mueble acuario

  • El mueble ha de ser sólido para soportar todo el peso del acuario. Recuerda que para un acuario de 130 litros podemos alcanzar un peso de unos 170 kg entre agua, grava y elementos decorativos.
  • La ubicación del acuario no ha de ser al lado de una puerta donde el paso de la gente puede asustar a los peces, tampoco al lado de una ventana donde le pueda dar el sol al acuario haciendo crecer las algas y variando la temperatura del agua de manera brusca. El mejor lugar para el acuario es un rincón oscuro de la sala donde éste lucirá con todo su resplandor. Los peces no serán asustados por el tránsito de la gente y no habrá corrientes ni le dará el sol, tampoco existirán reflejos en el cristal.

Bueno, comencemos:

Montaremos primeramente el mueble (en el caso de que venga en kit) éste ha de quedar bien asentado y bien nivelado. Emplearemos una base de poliestireno para evitar las irregularidades entre el mueble y el fondo del acuario y para que éste quede bien asentado. Seguramente y es lo más recomendable (es la opción más barata) que hayais comprado un acuario que trae ya todo lo necesario para ponerlo en funcionamiento, en la siguiente sección veremos con que aparatos contamos para el correcto funcionamiento de éste.


La iluminación
en este caso viene incorporada. Puede constar de uno o dos tubos fluorescentes. En el caso de traer solo un tubo este ha de ser mixto si vais a tener plantas además de peces. No va a serviros el uso de un fluorescente normal ya que la onda de luz puede no ser suficiente para penetrar en el agua. Debeis tener presente que el fluorescente aunque ilumine bien el acuario puede que no tenga un espectro de luz adecuado para que las plantas se beneficien.


El filtro
puede ser interior, de mochila o exterior. El filtro es el corazón de todo acuario, limpia mecánicamente y biológicamente el agua. Además le proporciona oxígeno al agua. Los filtros al eliminar el nitrato del agua también elimina el alimento de las algas.


El calentador
también viene incluido, para acuarios de unos 100-130 litros suelen venir calentadores de 150-200W. Yo os recomiendo que si se acerca el invierno os hagais con otro calentador de manera que tengais uno en cada extremo del acuario ya que cabe la posibilidad de que si descienden mucho las temperaturas uno solo no sea suficiente para mantener la temperatura. Si desciende bruscamente la temperatura vuestros peces enfermarán de “punto blanco” teniendo que poner todo el acuario  a tratamiento durante unos días, luego cambio de la mitad del agua, peces que se mueren, etc…

A mi me pasó y es desagradable ver esto despues de tener el acuario funcionando perfectamente durante unos meses sin ninguna baja ni sobresalto. Esto es debido a que los peces son animales poiquilotermos y no pueden por tanto regular su temperatura corporal ellos mismos, 24º a 27º corresponden a las necesidades tropicales naturales.

A mayores os recomiendo que compreis un aireador para mantener el agua bien oxigenada. Esto evitará la propagación de enfermedades y creará una corriente de agua que ayudará a que no se estanque ésta. Además si utilizais CO2 para las plantas debereis tener un aireador por la noche ya que éstas de noche no consumen CO2 sino todo lo contrario consumen oxígeno y generan CO2. Por el día apagareis el aireador ya que las corrientes que crea eliminarán parte de CO2 al agitar el agua (os valdreis de un programador para encenderlo solo por la noche, de la misma forma tendreis otro para encender las luces por el día entre 12 a 14 horas, no os paseis con las horas de luz ya que sino crecerán muchas algas).

Bueno hemos pegado un buen repaso a la técnica, pero antes de instalarla prepararemos el fondo. Comenzamos con un buen sustrato para las plantas. Este suelo del fondo hará que las plantas crezcan fuertes y sanas. Los repartiremos uniformemente por toda la superficie del acuario dando un alto de unos 4cm. Este sustrato lo cubriremos con gravilla pero ésta la debemos lavar antes (el espesor total del fondo deberá ser de 6 a 8 cm para que las plantas se afirmen bien).

Para ello la vaciaremos en una cubeta y vertiendo agua en ella la removeremos hasta que no suelte más suciedad y el agua salga limpia. Esto es importante si queremos arrancar con un acuario con el agua cristalina. Esta grava es importante que tenga los bordes redondeados para que peces como los corridoras no se lastimen las barbas al urgar en el fondo. Un buen suelo del fondo ofrece sostén a las raices de las plantas y en él se asientan los microorganismos que procuran un óptimo equilibrio biológico.

Ahora llegó la hora de instalar los aparatos eléctricos. Fijamos los termocalentadores (si tenemos 2) uno en cada esquina en la parte trasesa del acuario. El termómetro irá en la luna delantera en una de las esquinas (os recomiendo un termómetro de los de siempre de cristal, los de pegar una tira con bandas que se van coloreando se acaban degradando y no son muy fiables). Instalamos el filtro en la parte trasera en un lugar conveniente. Si vais a tener plantas naturales no se recomienda el uso de un filtro de carbón activo ya que éste absorberá todos los nutrientes de las plantas incluido el abono que añadais al agua, eso sí el filtro de carbón purifica el agua y previene de muchas enfermedades. Menudo dilema la salud de los peces frente a la de las plantas.

Yo lo he solucionado aireando bien el agua. Un agua bien oxigenada impide que aparezcan enfermedades. Claro que por el día el aireado removerá gran candidad de CO2 imprescindible para las plantas. Otro dilema. Respecto a esto no puedo deciros más, informaros en vuestra tienda de animales, yo sigo probando por lo de ahora las plantas se van recuperando al haber eliminado en carbón activo parece que ya no amarillean ni transparentan. Los peces se mantienen bien, hay un plati que tiene problemas con la vejiga natatoria pero creo que ya vino enfermo de la tienda.

Por lo de ahora tengo mi acuario en observación. Bueno sigamos, instalamos ahora el aireador. Por la noche deberá funcionar sobre todo si teneis un generador de CO2(en la sección de artículos se os muestra como hacer uno a base de levadura y azúcar), podeis emplear un programador para ello. La iluminación que ya viene instalada funcionará con un programador de 12 a 14 horas.

Bien, es el momento de llenar el acuario hasta la mitad con agua fresca. Deberemos añadir un acondicionador de agua para peces de acuario. La función de este producto será neutralizar el cloro y los metales pesados así como proveer sustancias antiestrés para los peces. Para no remover la arena colocaremos en el fondo un plato sopero para que al verter el agua ésta caiga dentro de él. Para la decoración habremos elegido piedras y raices .Éstas las tendremos que lavar bien, las raices deberemos hervirlas 2 o 3 veces hasta que no suelten suciedad, además se hidratarán para que no floten en la superficie. Las raices deberemos adquirirlas en un centro de animales ya que estas vienen tratadas para que no pudran tanto. Para las plantas deberemos elegirlas de crecimiento lento para el primer plano y no muy altas como por ejemplo las anubias. Para el plano de más atrás emplearemos plantas más altas para incluso tapar la técnica. El uso de plantas de crecimiento rápido enseguida absorberán los nutrientes impidiendo que las algas se propangue pero todo es cuestión de equilibrio.

Las cabombas son de crecimiento rápido y no son muy exigentes, irán bien para el plano de atrás. Para plantarlas lo que haremos con las plantas de raiz será quitarlas de la maceta y eliminar todo el sustrato al que vienen adheridas procurando no dañar las raices en demasía. Luego cortaremos las raices dejando unos 2 cm de longitud. Nos ayudaremos de los dedos para horadar al arena e introducir las plantas (así evitamos dañar las raices) luego de arrimarles la grava tiraremos un poco de éstas hasta ver un poco lo blanco de las raices para evitar que se pudran por el tallo.


Una vez decorado y plantado el fondo
terminamos de llenar el acuario hasta dejar unos 2cm libres de agua entre la superficie del agua y el límite superior del acuario. Deberemos añadir también bacterias nitrificantes para que se fijen a los filtros y al sustrato del fondo y se acelere el ciclo biológico del amoníaco. Lo ideal es esperar 2 semanas para que el acuario  madure y los filtros funcionen correctamente. Si no teneis paciencia esperad por lo menos una semana, controlad bien la temperatura del agua que este entre 25-27 grados.

No introduzcais todos los peces de golpe. Introducir cada semana media docena hasta completar la población. De esta manera podreis comprobar como responden los primeros peces al hábitat, además si no esperasteis mucho tiempo el acuario no estará maduro y ante muchos peces y mucha comida en el agua subirán rápidamente los niveles de amoníaco perdiendo algún ejemplar y siendo un duro golpe para el comienzo. Así que ya sabeis tener paciencia para la introdución de los peces.

A la hora de introducir los habitantes del acuario debeis cuidar de que no se estresen. La temperatura de la bolsa de transporte no será la misma que la que tengais en vuestro acuario, por lo tanto primero introducireis la bolsa con los peces en el acuario durante 15 a 20 minutos para que se estabilice la temperatura progresivamente. Luego abriréis la bolsa y dejareis entrar un poco de agua de acuario. Repetireis el mismo proceso cada 5 minutos 3 o 4 veces hasta que se llene la bolsa. Luego con una red quitareis los peces de la bolsa y los introducireis en el acuario pero sin verter el agua de la bolsa en el acuario.

Comentarios (1)

Trackback URL | Feed RSS comentarios

  1. caceres hugo dice:

    espectacular la explicacion de montaje de un acuario. normalmente se dice de dejar un 30 por ciento de agua vieja y completarle con agua nueva es correcto?

Dejar un comentario